lunes, 15 de enero de 2018

ANTONIA MORENO, ‘ARCOIRIS’







Antonia Moreno, en la Biblioteca de Andalucía









“Gitana de nacimiento, / poeta de vocación / y aprendiz de profesión… / Procuro ser “buena gente” / más… no siempre lo consigo…”. 

De esta forma se presenta Antonia Moreno, en su libro “Arcoiris Inverso”, editado en 2013. Cuando la saludé por primera vez, en la Biblioteca de Andalucía, aunque ya nos conocíamos de escribirnos por Facebook, me regaló el libro con esta simpática dedicatoria: “Con cariño y alegría para mi amigo Leandro, para que la sonrisa sea nuestra contraseña”. Unas páginas más adelante, Antonia se define así: 

“Vivaracha, alegre, cantarina y grácil, / de corazón noble, de intelecto ágil… / Rebelde, altanera, sincera, valiente, / amiga fiel de la tierra y de su gente. / Cantando las penas jugaba a vivir. / Siempre fue chiquilla y anciana al sentir”. De su espíritu, ella dice que es como un “duendecillo impredecible, / juguetón y quisquilloso, / siempre alegre, siempre alerta, / ingenioso y bondadoso… / amigo es de todo aquél que no sea rencoroso, / ni quiera encontrar en él, / malicia engaño ni acoso”. 

En definitiva, ‘Arcoiris’ es transparente como el agua cristalina de las fuentes del río Guardal, que pasa lamiendo el barrio de Los Evangelistas, de Castilléjar, donde nació.  Yo diría, en lo poco que la conozco, que es alegre y sencilla, confía en las personas y le gusta cultivar la amistad. Le encanta ver reír a la gente y sobre todo a los niños. En su página de Facebook figura con el sobrenombre de ‘Arcoiris Moreno’ y  he visto colgadas varias fotografías hablando en un aula escolar con los niños, aquí es donde se siente en su salsa, contándoles cuentos, porque el mundo de la infancia es su pasión. Copio esta coplilla romántica de su libro: “Soñé: que de tu mano caminaba / y todo era alegría, / que yo besaba tu boca / y tú besabas la mía. / Soñé, tonta de mí, / que me querías.”

Antonia me escribió hace varios años y destaco algunas frases: “Como ves, escribiendo comparto mucho, ja ja, soy ese torrente de alegría, de pensamientos, de... lo que sea!!! Ja ja es mi naturaleza (…). Yo tengo mi gente y ahí están mis compañeras del cole, con las que después continué en contacto, y las otras que fui conociendo de la costura, o de otras actividades, también los chicos... en fin, son muy gratos recuerdos los que conservo, y cuando vuelvo por el pueblo (Castilléjar), sigo notando ese cariño, PERO... siempre hay sorpresas (…). Cuando ahora te vi aparecer, quise limpiar esa imagen... y conocer realmente quien es este "leandro" el que además escribas, me da la tranquilidad que también "comprendas" mi lenguaje, porque a mí, se me ve a través de mis letras (…). Yo sigo viendo lo bueno en las personas, pero la vida es muy cortita para regalar tiempo... donde uno se estanca, se aburre”.

Hace un mes, varias amigas le hacían comentarios a una poesía suya y yo escribí esto: “Antonia lleva dentro la alegría de su raza”, porque siempre va cargada de ánimos, quizá porque le sonríe a la vida (normalmente, ocurre al revés), a pesar de todo o aunque esté diluviando. Por eso es espontánea y necesita comunicarse. Me llamó la atención esta frase de su libro: “Yo he conocido niños que, aún siendo ya mayores, incluso padres de otros niños, no consiguen olvidar sus días tristes en la infancia (…). A este niño, le dediqué la ‘Nana del niño grande’:

A la nana, mi niño,
nana morena…
entre olas de plata
la luna llena (…).
Ya las noches de escarcha
son de canela,
vuelan las amarguras,
bailan las penas (…).
A la nana, mi niño,
de mar y arena…
Yo velaré tus sueños
con miel de seda.

En ‘Adiós a un viejo curso’, ‘Arcoiris’ recuerda el último año que estuvo en el colegio:

(…). El miedo que ayer sentías
al entrar cuando eras niño,
hoy que llegas al final
se ha convertido en cariño.
Hoy que has de decir adiós,
se hace un nudo en la garganta,
miras atrás con amor.
Colegio, has sido mi casa,
 pesadilla e ilusión.

“El osito Andrés (en busca de su propia identidad)” es un cuento breve, con ilustraciones para niños, que ‘Arcoiris’ ha editado en 2017, en español y en alemán. En sus andanzas por la vida, el osito aprende una buena lección. Recojo estas frases que me escribió Antonia en 2014: “Es ahora cuando mis compañeros son la "sociedad" del pueblo. Y ahí estaban como maestros, alcaldes, y otras funciones... así que pronto volvimos a estar en contacto y como ves, escribiendo comparto mucho, ja ja, soy ese torrente de alegría, de pensamientos, de... lo que sea!!! Ja ja, es mi naturaleza y así fue que mis compañeras entonces en los cargos culturales del pueblo, me pidieron colaborar en la fiesta del libro, y tuvimos mucha suerte porque conseguimos realmente algo maravilloso. Para mí fue una sorpresa enorme, me tenían preparadas muchas sorpresas... me hicieron un homenaje, vino mi profesor, amigo Tomás desde Granada, él fue mi maestro en Huéscar y... bueno, también representaron el cuento de El osito Andrés... y todo eso, coronado con mis músicos, que también vinieron. Todo eso, obvio sin otro interés que ese: pasarlo bien y celebrar ese encuentro. Nos dieron comida y alojamiento...”.










Esta pasada Navidad, Antonia ha escrito esta dedicatoria para los amigos: “POR ESO Y MUCHAS COSAS MÁS... ven a mi casa esta navidad :) lo que falte de comida se pone de música, de humor, de alegría... Que nadie se sienta lejos, ni solo, ni triste...”. Así es de generosa y sencilla. En otra ocasión me contó esto: “Yo estuve mirando tu blog y vi muchas fotos, algunas personas conocía y otras no… Yo no soy de apegarme a los lugares, ni siquiera a mi cueva donde viví, que era bastante linda y me gustaba estar allí, pero cuando fui ahora, la verdad que no siento apego a ningún lado. Ahí donde estoy intento sentirme bien y ya está. Y lo sigo pensando, de mayor quiero ser niña…”. Quizá por eso le gusten tanto los caramelos, como a los niños. A veces le he preguntado, “¿cómo te sientes en Alemania, con tanto frío y tan pocas horas de sol, tan lejos de España?”, y su respuesta ha sido que se siente a gusto allí, en su casa. “Con las personas sí soy más sentimental y tengo añoranza, y echo de menos a la que más me llega al corazón, obvio, pero intento no andar en el pasado ni complicarme con el futuro, ja ja”.

En la última página de su libro “Arcoiris Inverso”, escribe: “Amiga y compañera de los niños. Quiero ser poeta. Miembro fundador de la revista literaria Camagua”. Y se despide con esta poesía, titulada: “Simplemente soy”:

 No tengo religión, no conozco fronteras ni dueño ni señor.
Camino por mi vida a sabiendas de que soy una desconocida.
Soy en cada momento eso que vivo y siento (…).
Soy fuego, soy escarcha,
soy sombras y soy luz,
soy noche, madrugada,
soy hoy, soy ayer
y tal vez… sea

sábado, 16 de diciembre de 2017

IGUALES ANTE LA LEY










Globos aéreos sobrevolando Guadix





–Hace dos semanas me dijeron que el… consiguió echar a los ‘gitanos negros’ (los habían traído de otra localidad) de las cuevas de Guadix, los amenazó con que los iba a matar. Por si tú sabías algo
–Pues eso mismo es lo único que sé. Lo comentó la gente en abierto y eso es lo que dijeron.
–Ver para creer, lo que no se atrevió el Ayuntamiento lo hace un calé.
–Ni el Ayuntamiento ni la Guardia Civil. Los delincuentes se las saben todas y siempre van un paso por delante de las autoridades.
–En Almanjáyar, en La Paz y en otros barrios de Granada tienen el problema de los enganches ilegales de electricidad, debido al cultivo de la marihuana. Cuando esto fue a más, con cortes diarios de luz en varios sectores, tuvo que intervenir la Policía y Endesa. Sin embargo, hubo algunas personas que veían bien que los vecinos cultivaran marihuana, decían que así no cometían delitos peores. Y esto lo dijeron públicamente, en la prensa. Pero en Guadix no han hecho nada y cada vez venían más ‘gitanos negros’, por el efecto llamada.
–Ya sabemos por qué hemos pasado.
–Me refiero a que les daban ayudas y alimentos, ellos se metían en cuevas abandonadas y hacían enganches ilegales de luz y agua, de manera que aquí vivían mejor que en el pueblo de donde venían.
–Los trajeron por aquello de intentar buscar población en Guadix para no perder los 20.000 habitantes. Una vez que se acomodaron, ya se dedicaron a las subvenciones y a todo lo demás.
–Los accitanos deben defender, por encima de todo, su seguridad y su libertad, y no dejar que unos delincuentes los tengan intimidados.
–Eso es fácil de decir, amigo, una persona normal y corriente se juega mucho,  pero esos… no se juegan nada y encima se las saben todas. Tú te puedes buscar una ruina; ellos no.
–Parte de culpa la ha tenido el Ayuntamiento aunque hubo un momento en que quiso desalojarlos de las cuevas, aunque también procuró que no lo acusaran de racista. Pero, alguien salió en la prensa diciendo que los niños de los ‘gitanos negros’ se iban a quedar sin alimentos ni escuela…
–Puede ser, pero como no se han puesto...

Esta es la conversación que, más o menos, mantuvieron dos vecinos de Guadix, en cuanto a la denuncia de los niños que se iban a quedar sin alimentos ni escuela, no tiene ningún fundamento. En ningún pueblo de España se permite que unos niños pasen faltas, por la sencilla razón de que se reparten alimentos hasta a los hijos de inmigrantes y los servicios sociales se ocupan de ello. A los inmigrantes y a los más necesitados se les conceden ayudas, subvenciones y hasta pagas: 600 euros por la familia y 200 por el alquiler a miles de musulmanes o de otra nacionalidad, igual que a cualquier español necesitado. Baza, por ejemplo, es la ciudad de España que más ayudas sociales concede, y Guadix andará por ahí.

En cuanto a quienes ven bien que los vecinos de Almanjáyar, La Paz y otros barrios cultiven marihuana, con la excusa de que así no cometen delitos peores, es otro disparate y el tiempo lo ha demostrado bien pronto. El buenismo, la comprensión o el tratar de quedar bien con los vecinos que cultivan (o con quienes roban) han conseguido que Granada se haya convertido en la primera provincia española que cultiva y exporta marihuana al resto de España y también a Europa. Es más, los mafiosos se han instalado y viven ya en los pueblos del Área Metropolitana, incluso ha habido varios muertos entre los clanes de la droga y se están practicando muchas detenciones, por lo que los delitos han aumentado considerablemente: en julio pasado la Policía detuvo a 40 personas relacionadas con la marihuana y 1,300 enganches de luz fueron desactivados. Lo que da una idea del negocio de la droga.

Por otro lado, los cuerpos y fuerzas de seguridad no pueden perseguir y detener a los camellos y consumidores y, al mismo tiempo, hacer la vista gorda con quienes cultivan marihuana, y no precisamente para ganarse el pan. El artículo 14 de la Constitución señala claramente que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. De manera que unos individuos no pueden estar por encima de la ley, ni los delitos de robo o contra la salud pública no deben de quedar impunes, porque estaría en entredicho la Justicia. Esto me decía un amigo sobre los robos en viviendas de Guadix: " los civiles aburridos...., a las 10 visita al juez y a la calle”. Se produjo el robo en una cueva y la Guardia Civil la inspeccionó pero no tomó huellas. Dijeron que “esto sólo se hace cuando hay delito de sangre…”. A un vecino de las cuevas, que le habían robado leña, me decía “para qué lo voy a denunciar”. Y así, entre unos y otros daban toda clase de facilidades a los delincuentes, que vivían como marajás, mientras que Guadix los había acogido.

Plantas de marihuana. Foto publicada en Ideal






Cuando no se respeta la ley, estamos a merced de la tiranía de unos pocos y, en el caso de Guadix, la culpa la hemos tenido todos por callar y no hacer nada ante cuatro maleantes, que se dedicaban a robar a los vecinos con total impunidad. Pero, por estas casualidades, precisamente un calé ha solucionado el problema que no han sabido ni querido resolver las autoridades, ni las instituciones, ni siquiera los ciudadanos denunciando los continuos robos que padecían. Cada sociedad tiene los delincuentes que se merece pero lo que no puede ser es que una población, de 18.000 personas, haya estado viviendo intimidada por cuatro desalmados (algunos vivían de las ayudas sociales y de subvenciones) mientras unos y otros se echaban la culpa de la situación. Habrá que pensar que algo está fallando en nuestra sociedad.


Lo que más me llamó la atención de estos casos es que fueran dos sacerdotes quienes mostraran comprensión, caridad y hasta justificación, con quienes  cultivaban marihuana o robaban a los vecinos (como si los delincuentes fueran los hijos pródigos de la parábola), mientras hacían y hacen mucho daño al conjunto de la sociedad. Habría que recordarles el aforismo romano de Dura lex, sed lex (la ley es dura, pero es la ley), o el artículo 14 de la Constitución española, que no admite excepciones porque los españoles somos iguales ante la ley. Pero me quedan estas dudas: ¿qué pasará si regresan los delincuentes que salieron huyendo de Guadix, seguirán robando como antes? Y ¿cómo será la vida en Granada, de aquí a poco, ahora que el cultivo de la marihuana se ha extendido a los pueblos del cinturón? La respuesta la avanzaba el periódico Ideal, el pasado 13 de diciembre: “La marihuana sigue siendo la pesadilla de esta provincia”. Y la relaciona con el notable incremento en los delitos por lesiones y los robos con violencia en los domicilios, en el año 2016, muchos de ellos a consecuencia de ajustes de cuentas o de los robos de marihuana. El día 14 salía en Telecinco que la Policía y operarios de Endesa habían intervenido en un barrio de Pinos Puente: de cien domicilios sólo cuatro tenían un contrato legal de luz mientras que en los restantes encontraron bastantes cultivos de marihuana. En la zona de Las Gabias, Cúllar y la Malá han incrementado los efectivos de la Guardia Civil, debido a las incautaciones de marihuana...

domingo, 3 de diciembre de 2017

EN MEMORIA DE JOAQUIN LUQUE















El pasado día 11 de Noviembre falleció nuestro buen amigo Joaquín en el hospital nuevo (PTS) a la temprana edad de 64 años. Últimamente su estado de salud era delicado y nos hacía presagiar lo peor. Muy conocido en los aledaños de la Estación de Autobuses últimamente estaba siempre en el “paso fronterizo” de la Avda. F. García Lorca y la calle Ovidio… Aquí vivió más de una década siempre durmiendo en la calle. Su imagen con sus luengas barbas era la de un apóstol de la no-violencia. Como un santo laico en la misma silla siempre sentado pasaba noche y día. Siempre tenía una sonrisa, atento, amable con los mayores, jóvenes y niños que venían a su encuentro para ayudarle con unas monedas o para darle calor humano con unas palabras que siempre él agradecía y que eran un estímulo para sus monótonos días.

Hombre culto pero lo disimulaba con su modestia. Lector voraz (y veraz) de nuestra Historia. Le gustaban las novelas de A. Pérez Reverte y Almudena Grandes y en especial A. Vázquez Figueroa (de este autor se había leído entera su abundante obra) y le fascinaban las novelas de EL COYOTE que yo le pasaba para disfrute y deleite suyo. También fue un consumado experto en la resolución de crucigramas y autodefinidos que resolvía con maestría en tiempo récord. Había que decir de él que en juventud fue un afamado zapatero remendón, oficio que le encantaba y que le valió tener muchas amistades dentro del mundo de la tauromaquia por las continuas solicitudes de trabajos que le encomendaban. (Él me recuerda el zapatero de la obra de F. García Lorca “La zapatera prodigiosa”).

Era cordobés y vino a Granada por su encanto y sus gentes. Por ello era fiel seguidor del Granada C.F. y también del Fútbol Club Barcelona. Le gustaba oír la radio las 24 horas. ¡¡Siempre encendida!! Era su distracción preferida. Ahora que el Excmo. Ayto. pretende crear una “oficina” para escuchar a los “sin techo”, sería bueno lograr medios y aunar esfuerzos para superar el difícil día a día de estas personas. En estos tiempos -no es una utopía- todos los seres humanos nunca deberían dormir bajo el manto de las estrellas. En este recuerdo, hay que hacer mención especial de todas las instituciones que le ayudaron: Asuntos Sociales, Cruz Roja, voluntarios, amigos y vecinos que se desvivieron para hacerle una existencia más llevadera… Ahora quiero hacer especial hincapié en la generosidad desbordante de muchos granadinos hacía él… ¡¡Se podrían escribir ríos de tinta…!!

El árbol  donde él tuvo su cobijo siempre está lleno de flores, recuerdos y dedicatorias, prueba evidente del cariño que todos le teníamos. En definitiva…, decir que nuestro inolvidable amigo nos deja un legado de paz, solidaridad, amistad, tolerancia, serenidad, templanza… Y por ello ocupará un lugar preferente en los corazones de todos los que gozamos de su amistad.

Posdata: Joaquín  tu amigo José (Roger) te envía el siguiente mensaje: Un fuerte abrazo para mi “amigo invisible” y que tu destino sea PAZ. Esther otra amiga te dice lo siguiente: “En estos tiempos necesitamos personas imprescindibles como tú”. ¡HASTA SIEMPRE, MAESTRO!
JUAN JOSÉ MARTINEZ


Este escrito salió en Cartas al director de Ideal, el 26 de noviembre de 2017



Otra dedicatoria, junto al árbol (la transcribo tal cual):

"Por tener siempre una sonrisa en los labios nuestro precioso amigo Joaquín fallezido el sábado 11-11-17 te aguantabas con lo que tenías nunca te quejabas eras super bueno y simpático y aunque estés en el cielo lo sigues siendo, y lo serás, de tus amigos Sonia, Víctor y Mª Soledad

martes, 14 de noviembre de 2017

FOTOS ANTIGUAS








Familia de Pablo Zambudio






El 30 de agosto de 2017, recibí este correo electrónico: “Estimado Leandro, espero de corazón que recibas este correo. Mi nombre es Pablo José Zambudio, vivo en la provincia de Mendoza, Republica Argentina, mi padre fue Francisco Zambudio, que nació en Castilléjar y llegó a Argentina cuando tenia no más de 2 años de edad. En mi casa no se hablaba mucho de su país de origen porque él no tenía recuerdos y su mamá falleció cuando yo tenía 3 años, así es que no había conexión con la historia de su lugar de nacimiento. El pasado domingo, buscando entre los papeles que mi madre tenía, encontré documentos muy antiguos , ejemplo un certificado de vacunación del año 1921, firmado por un Doctor Francisco Cifuentes, donde parece que la familia se vacunaba para viajar a la Argentina. Esto que te cuento es anécdota, lo interesante es que el hermano mayor de mi padre pudo volver a Castilléjar y seguramente dejó en mi casa una fotografía, que tengo enfrente mío, en blanco y negro de mi tío con unas señoras y 2 chicos, imagino familiares que encontró.
Atrás de la fotografia un sello ovalado que dice “LEANDRO GARCIA Fotografo – CASTILLEJAR (Granada)”. Leyendo en tu blog un artículo donde hay un artículo que mencionas fue leído en un acto del 23 de Abril del año 2016, donde recuerdas a tu padre fotógrafo y a sus fotografías en blanco y negro y a sus sellos. Leer ese artículo me motivó a escribirte y saber un poco más de Castilléjar. En setiembre estaré 2 días en Granada y trataré de ir hasta Castilléjar, aunque más no sea de pasada ya que no dispondré de tiempo. Desde ya agradezco, si te has tomado unos minutos para leer esto y si aún vives ahí que me cuentes la manera más rápida para ir desde Granada.
 Un saludo afectuoso desde Mendoza. Pablo Zambudio”.

Le di la información que tenía y le envié los dos videos de ‘Castilléjar en blanco y negro’, que tengo en mi blog, para que se hiciera una idea del pueblo. Me dijo que le encantaron. Pablo se pasó en septiembre por Granada, pero estuvimos juntos poco más de una hora y lo acompañé al hotel, pues tenía que visitar con su mujer varios sitios. Fue cuando me regaló la foto de su familia en la puerta y me impresionó ver el sello de mi padre por detrás. La imagen está muy bien conservada, pues la han guardado como una reliquia.  Días después, quedé con un paisano de Castilléjar para enseñarle la imagen y que me diera datos de las personas que aparecen, pero no se pasó, por lo que decidí colgarla en Facebook el 13 de noviembre. Esto le gustó a cerca de cincuenta personas, respondieron bastantes y conseguí esta información de Engracia Marín: 

 “Las primeras por la izquierda son: la abuela y Virtudes, que es la madre de los niños Paco Lázaro y Gloria, en la calle Gonzala. La casa era de los abuelos de luisa vegara pero hace unos años se hundió de las humedades, ya es un solar que es de luisa”. En la foto ya se aprecia la humedad de la casa. Rafael Puerta escribió esta información: “La señora que está al lado de este señor es Virtudes la mujer de Eusebio el barbero que vivían al lado del Rincón en un solar que hay, la otra señora no recuerdo quién es, la otra es Gloria la mujer de Quico Lázaro, la madre de Paco que trabaja en el Ayuntamiento, la otra señora la tía Luisa del tío Aniceto el Moro, los niños pienso que es Paco Lázaro y la niña es hermana de Paco, se llama Joaquina y Gloria era hija de Virtudes”. Y yo le aclaraba a Pablo que “en 1919 se declaró la ‘gripe española’ (aunque su origen creo que fue en Francia) y murieron cientos de miles de europeos, en estos pueblos hizo estragos. Por eso los certificados de vacunación”.


Semana Santa, años setenta






      Le envié a Pablo la información y ésta fue su respuesta, el mismo día: “Leandro, muchísimas gracias por el tiempo que te tomas ¡!!!!  Me siento muy afortunado de haber tomado contacto contigo, valoro tus comentarios tan precisos y con el condimento de una persona que veo es apasionada de lo que hace. Gracias amigo y seguimos en contacto !!!!!! Un abrazo Pablo Zambudio”. Decir que son miles de argentinos y sudamericanos que alguna vez buscan sus raíces perdidas, incluso los nietos cuando los padres y abuelos han fallecido ya.

Hace unos años quise hacer un video con treinta fotos en blanco y negro del pueblo, por lo que lo anuncié en Facebook para que me enviaran imágenes. No recibí más de 15 fotos, y eso que conté con la ayuda de Miriam Teruel. Sin embargo, poco tiempo después, uno del pueblo fue recogiendo fotos de vecinos para montar una exposición donde el nombre de mi padre no iba a figurar por ningún lado. El caso es que reunió más de cien fotografías antiguas. A veces he pensado en publicar un libro sobre las fotos antiguas de mi padre, que se vendería en el pueblo. Tienen ya entre casi medio siglo y setenta años  y es para que no se pierdan. Os pido vuestra opinión y consejo. Un abrazo a todos.

sábado, 4 de noviembre de 2017

LAS CLÍNICAS DENTALES










Hace dos semanas, venía en la prensa que en lo que llevamos de año los ciudadanos de la provincia de Granada han puesto 81 reclamaciones, frente a las 35 del año 2016, contra las clínicas y consultas dentales, según el Servicio Provincial de Consumo, que depende de la Consejería de Salud. Las quejas han crecido más del doble en este año, mientras que en 2015 sólo hubo 14 reclamaciones. En Andalucía las cifras son éstas, en los últimos tres años: 243, 335 y 638, por lo que, también, casi se han duplicado en 2017. Los ciudadanos se quejan sobre todo por la mala calidad del servicio recibido, por no atender sus peticiones, así como por el incumplimiento en los plazos, en la condiciones y en los contratos. Otras causas a destacar fueron: no devolver el dinero cobrado de más, el cierre de la clínica, por daños y lesiones o por prácticas comerciales desleales.

El Servicio de Consumo recomienda que el consumidor vaya a clínicas dentales de confianza, que tengan instalaciones adecuadas, personal cualificado, que estén autorizadas por Salud y tengan un seguro de responsabilidad civil. En la recepción debe estar visible la relación completa del personal sanitario, indicando la cualificación y titulación profesional. Asimismo, deben de estar a la vista del público la autorización, clasificación –en las clínicas dentales es C.2.5.1– y la oferta asistencial. Pero casi nadie se fija en estos datos, pues, normalmente, esperamos en la salita a que nos llamen para pasar un mal trago. Consumo recomienda que pidamos un presupuesto por escrito, donde indique el servicio y el tratamiento que van a realizarnos, y que no paguemos por adelantado sino al finalizar el servicio, en que deberán entregarnos una factura.

Un amigo acudió a una clínica de Idental, una franquicia que está en muchas provincias. Le financiaron el tratamiento con una financiera, unos 6.000 euros, y hasta ahora no le han hecho nada, pero tiene que seguir pagando cada mes trescientos euros. Lo citaron por dos veces para extraerle varios dientes, de una vez en un solo día, pero tuvo que marcharse porque se habían equivocado en la cita y eso que vive en un extremo de la provincia. Dos días de trabajo perdidos. Posiblemente, le hicieron esta faena porque puso una reclamación por no atenderle cuando fue citado la primera vez y, tras la segunda cita sin atenderlo, denunció el caso en la Guardia Civil para no seguir pagando el préstamo, pero le siguen descontando el dinero de la cartilla. El Código Civil establece que si la entidad incumple el tratamiento, de manera automática se produce la anulación del crédito.




Ahora está buscando a un abogado, que lleve casos parecidos al suyo, pero lo está pasando muy mal porque se encuentra atrapado entre la clínica dental que no lo atiende y la financiera que le cobra todos los meses. Yo le he advertido, “da gracias  porque, como dejes que te saquen los tres dientes en un día y más adelante te hagan los implantes, lo vas a estar lamentando toda tu vida”. El caso es que mi amigo, que se ha quedado en el paro, y su familia lo están pasando bastante mal. Las reclamaciones y denuncias contra esta franquicia dental han salido en la prensa, pero el tema está estancado aunque estallará porque son cientos los afectados. Al principio hacen un presupuesto inflado y ficticio, a personas con escasos recursos, pero luego hacen una rebaja considerable, ofreciendo créditos a través de una financiera. Así, un tratamiento de 20.000 euros se queda en 1.500 financiados a 60 euros al mes. Al final el cliente pica. Esta clínica utiliza además a jóvenes recién licenciados, que cobran 300 euros por recibir un máster mientras trabajan como cualquier dentista. Esto es, el máster es el trabajo que realizan. 

Lo chocante de todo esto es que, en estos años de crisis económica, han surgido muchas clínicas dentales cuando en España ha habido más paro y por tanto las familias han dedicado menos presupuesto a los arreglos dentales. Hace varios años yo me hice varias endodoncias y, al final, perdí las piezas dentales porque dos dentistas no habían extraído todos los nervios. También he tenido que hacerme un implante, que me ha costado 950 euros. En otras clínicas cobran mucho menos, pero baja la calidad de los implantes. En Francia no tienen estos problemas porque una parte de la factura del dentista, normalmente la mitad, la paga el seguro social. Finalmente, tengo que decir que también he conocido a dentistas buenos y profesionales, y tengo buena relación con algunos de ellos. 


sábado, 21 de octubre de 2017

A FRANCISCO GIL CRAVIOTTO



Foto de Antonio Arenas




Conozco a Francisco desde principios de 2000 y, ya en 2004, lo llamé para que me presentara el primer libro que escribí. Por esa época leí su obra ‘Retratos y semblanzas con la Alhambra al fondo’, y me llamó la atención el capítulo que le dedicaba al librero Rafael Tarifa, que tenía la librería de viejo en la calle Elvira, y que además trabajaba en la encuadernación de libros. Con anterioridad, Francisco tuvo que marcharse a vivir a París y aquí estuvo residiendo un tiempo en casa de un hijo de Tarifa, que se dedicaba también a la encuadernación. Precisamente, mi mujer y yo tenemos desde los años ochenta amistad con Berta, la hija menor de Rafael Tarifa, que ya tiene 74 años.

Hace unos siete años, mi hijo Oliver terminó la carrera de Educación Física en el INEF, de Granada, y poco tiempo después se marchó a vivir a París, con una joven francesa, que conoció cuando hacía un curso de Erasmus, en Madrid. Al principio tuvo que trabajar de camarero y más tarde en un gimnasio, como entrenador personal; durante una temporada, la pareja tuvo que vivir en la buhardilla de un sexto piso, sin ascensor. Al segundo año de residir Oliver, en Francia, le pedí a Francisco Gil Craviotto que me diera el teléfono de su hija, pues estaba de orientadora en varios liceos de París, por si podía dar alguna información sobre los colegios, o bien orientar a mi hijo. El caso es que Oliver nunca la llamó, por timidez o por lo que fuera. Más adelante, lo contrataron como profesor de Educación Física en un colegio privado y, hace dos años, aprobó las oposiciones de profesor y está destinado en un liceo de París. Su pareja las aprobó el pasado año.


Foto de Antonio Arenas




Lo que trato de mostrar aquí son las vueltas que da la vida: Francisco y yo tenemos amistad con dos hijos del librero Rafael Tarifa y, además, dos de nuestros hijos trabajan en la Enseñanza, en París, la ciudad donde han vivido miles de emigrantes y exiliados españoles, a veces con muchas privaciones y sufrimiento. Francisco describe muy bien París, en su obra ‘Conversaciones con mi chica’, donde se recrea paseando con su perra por la ribera del río Sena, a la vez que observa a las viejas gabarras, cargadas de mercancías, remontando sus aguas. Y mi último libro lo presenté hace dos años, en el Centro Artístico, Literario y Científico, por consejo de Francisco. Está visto que en la vida hay unos hilos invisibles que nos ponen en contacto a unos con otros.


Hablar de la amabilidad y generosidad de Francisco Gil Craviotto es de sobra conocido. Yo le deseo suerte y salud en este último tramo de su vida, pues siempre nos ha dado una lección de solidaridad, compañerismo y humildad, en un mundo lleno de egoísmos y de gente que va a lo suyo.
Leandro García Casanova 



Este es el mensaje que me envió la presidenta del Centro Artístico, Celia Correa: 

El próximo día 20 de octubre, a las 20 h, tendrá lugar en el Centro Artístico de Granada, una actividad muy especial.  Nuestro amigo Francisco Gil Craviotto será homenajeado atendiendo a su larga labor literaria y cultural. Deseo hacerte partícipe de este encuentro entrañable, al tiempo que te ruego, divulgues la noticia intentando preservarla hacia Francisco Gil Craviotto, pues nuestra intención es que sea un homenaje sorpresa. Un saludo y gracias por tu colaboración.


Francisco Gil Craviotto nació en Turón (Granada), en 1933. Es novelista, periodista y traductor, y es miembro de la Academia de Buenas Letras de Granada.