jueves, 19 de septiembre de 2013

EL BARRIO FÍGARES



Calle Alhamar




Recuerdo que, cuando llovía, aquello se convertía en el barrio de los 1.001 charcos y entonces tenías que ir saltando como una rana, en medio de la escasa iluminación de las calles. En la década de los setenta, Granada distaba mucho de ser una ciudad límpia, pues había pocos contenedores y la basura se amontonaba en las aceras. En la calle Azhuma todavía quedan unas cuantas casas bajas –de las primeras que se construyeron en el barrio–, con sus escaleras de entrada y sus jardinillos, donde se ven algunos naranjos y palmeras. Y sin embargo tienen los días contados. El 21 de junio pasado derribaron una casa al final de la calle Azhuma, como puede verse en la foto. Y enfrente se vende otra vivienda.
Otra casa antigua ha sido derribada. Junio de 2013

Un poco más abajo, en la calle Marqués de Mondéjar, tenemos el Bar Domingo: “¿Qué va a ser, amigo?”. Domingo remanece de Alcalá la Real, aunque hace unos años que se jubiló y ahora atiende en la barra su hijo Miguel. Mismamente, en este solar se encontraba el cine de verano Albéniz –la entrada la tenía por la calle Alhamar–, adonde íbamos a ver aquellas macanas de entonces, y así te pasabas la película entre los rocambolescos ligues del ‘Cateto a babor’, de Alfredo Landa, y las cáscaras de pipas que te llovían por el cogote: “¡Pero, hombre, por Dios!”. Cerca del Bar Domingo, encontramos ‘Ediciones Miguel Sánchez’, conocida por sus famosa edición de ‘Cuentos de la Alhambra’, de la que conservo un ejemplar de 1977. Tirando de frente se encuentra la calle Chueca, donde vi por última vez a mi padre, a finales de ese año.

Hace algunos años, en la calle Chueca se ganaban la vida dos zapateros, que estaban separados por unos metros. Uno de ellos era ‘Rápido Cáceres’, lo mismo te ponía unas medias suelas, que le metía la horma a los zapatos del nene. Pero los vientos del progreso han ido barriendo todas estas profesiones humildes y artesanas, que han tenido que echar las persianas al negocio. Un poco más allá, en la calle Maestro Bretón, estaba el horno de ‘La espiga del Sur’, donde despachaban unas cuñas de chocolote que estaban muy ricas. Hace tiempo que se lo llevaron, pero las panaderías ya no despiden aquel fuerte olor a pan cocido, como en los hornos de leña de entonces.
 
Enfrente de la casa derribada, se vende esta. Septiembre de 2013

Un personaje que llamaba la atención del barrio, a mediados de los setenta, era María ‘la Borracha’. Esta mujer era de estatura pequeña y tendría unos cincuenta y tantos años. A veces la veía cruzar las calles de Alhamar o San Antón, a las nueve de la mañana. Vestía de forma estrafalaria y solía hablar sola, pero algunos graciosos se metían con ella y le decían: “¡Borracha, que eres una borracha!”. Entonces, María se volvía furiosa hacia el descarado y lo ponía a parír: “¡Me cago en to tus muertos, so cabrón. El borracho serás tú…!”. Y así se tiraba un rato, en mitad de la calle, lanzando insultos a diestro y siniestro contra todo lo que se movía, dando voces y haciendo gestos con las manos. A esa hora de la mañana, María tenía la mirada perdida y se notaba que ya le había pegado al morapio, pero ella desfogaba así toda la rabia que llevaba dentro. Era mentarle la bebida a María y saltaba como un cohete, dando un espectáculo. Daba pena verla en ese estado, pues caminaba haciendo eses, sin importarle demasiado. ¡Qué triste historia llevaría a la embriaguez a esta desdichada mujer!

El rio Genil y, al fondo, el puente del Camino de Ronda 

La calle Ribera del Genil (antes Alférez Provisional), con sus tiendas y bares, es la más luminosa del barrio Fígares al estar al lado del río. Cuando empezaron a construir pisos en estas eras, llamaron ‘Tercera paralela de Ronda’ al tercer bloque que hay a partir del Camino de Ronda. La calle Ribera del Violón es su hermana gemela y, en un olvidado rincón, se encuentra la histórica ermita de San Sebastián –con anterioridad fue una mezquita–, donde Boabdil entregó las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos, que tanto hicieron por Granada, aunque muchos no lo sepan. Lo mismo podríamos decir de los reyes nazaríes, como Alhamar ‘el Rojo’, que construyó la Alhambra. En este romántico paraje de la ermita de San Sebastián acabó toda una época –ocho siglos de dominio musulmán– y nació otra, que dieron en bautizar como la Edad Moderna. Un poco más arriba estaba el ‘Tontódromo’, donde ligamos nuestros primeros fracasos y quebrantos de juventud, al compás de la ruidosa música de los coches de choque. Aquí, en los años sesenta, se organizaba la tradicional Feria del Ganado, donde se reunían los curiosos, tratantes y ganaderos. Entonces los tratos se cerraban con un apretón de manos.

Hace unos años, de la noche a la mañana y en medio de la indiferencia general, derribaron el palacete Alhamar para construir un hotel, pues había mucha tela en juego. Es la Granada ganivetiana que desaparece, lo mismo que las antiguas casas del barrio y los zapateros. Antaño se alzaba orgullosa la fábrica de harinas ‘El Capitán’, mientras que la acequia Gorda del Genil bajaba presurosa por la calle Agustina de Aragón. Hace un par de años la embovedaron, a la altura del colegio Tierno Galván, por lo que ya no oiremos, en las noches de verano, los susurros del valeroso Doncel de Sigüenza, que murió en una emboscada que le tendieron los moros, en la Vega de Granada.

 El palacete Alhamar que derribaron, para levantar un hotel

El barrio Fígares, situado entre el Camino de Ronda y el río Genil, es como un pueblo pequeño y tranquilo donde se conocen todos los vecinos y donde los ancianos salen a tomar el sol, en los atardeceres del invierno. Recuerdo a mi paisano Jesús Martínez que se sentaba en un banco, que había al principio de Ribera del Genil, para apurar el último sol que se ponía por la Vega. Y a mí me trae muchos recuerdos, de cuando paseaba por sus abandonadas calles de tierra y mal iluminadas, pero con olor a pan y a música de cine de verano. El 20 de septiembre comienzan las fiestas del barrio Fígares. El barrio empezó a tomar forma con las casas que edificó el arquitecto granadino, Matías Fernández-Figares, en la década de los años 30. Hoy se llama barrio Fígares-Río Tenerías, por las fábricas de los árabes que curtían las pieles.




 Granada, 1968. La Vega llegaba hasta el C. de Ronda. Dídimo Ferrer








4 comentarios:

  1. Cuantas veces he disfrutado yo metiendome con las botas catiuscas en los charcos de la calle Alhamar, y como eran tan hondos, siempre me entraba el agua por arriba, por lo que siempre tenía la señal del filo de la bota en mis piernas. También recuerdo cuando íbamos los niiños y niñas a ver desde fuera el cine Albéniz, que tan sólo veíamos un trozo de pantalla, y como en aquél entonces había había poco ruido e tráfico, podía escuhar a mi madre llamándome desde la casa, que estaba en lo que decía las casas azules, en Camino de Ronda esquina Alhamar.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de ver tu comentario, Carmen M, por lo que te pido disculpas. Sin apenas iluminación y con charcos, con la basura en las aceras, en fin. Pero pronto le cogí cariño al barrio Fígares. Creo que se conserva de aquella época el Café Líbano, en la placeta donde termina la calle Manuel de Falla con la calle Alhamar. NO recuerdo las casas azules, sí las viviendas de protección oficial

    ResponderEliminar
  3. Unas cuantas precisiones.

    El Barrio Fígares no llegaba hasta el río, sino que su última calle era Marqués de Mondejar, que ya tenía las huertas enfrente, menos en el tramo donde estaba el colegio que ahora es Centro Cívico.

    Las casas azules son las de la Obra Nacional, que les llamábamos azules por ciertos toques de azul que tenían, igual que a las que hay por la fábrica de cervezas se les llamaban las casas verdes y están hechas en la misma época y con el mismo proyecto.

    La fábrica de harinas Gran Capitán es ahora el colegio Tierno Galván.

    Uno de los dos zapateros de la calle Chueca, creo que Cáceres, está ahora en S. José Baja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las calles Agustina de Aragón, Chueca, Veracruz, Ribera del Genil..., creo que en los años setenta ya pertenecían al barrio Fígares. De esa época datan los pisos de Ribera G. y Chueca y mi hermano fue al colegio que estaba en Marqués de Mondéjar. Yo vivía allí y así le llamaban los vecinos. No sabía lo del zapatero Cáceres.

      Eliminar